viernes, septiembre 21

El Mascarón de Proa de Torre Tagle

A inicios de 1725 llegaban noticias a nuestra ciudad sobre una flota de piratas holandeses que hacían de las suyas poniendo en sobresalto el comercio en el Mar del Sur. Un grupo de armadores limeños se puso en acción formando una compañía de corso con una fragata mercante artillada para salir a perseguirlos. Quien comandaba esta acción era don José Bernardo de Tagle y Bracho, rico comerciante procedente de Ruiloba, Cantabria, en España, y afincado desde muy joven en nuestra ciudad. Por esta acción fue nombrado Gobernador de las Expediciones de Guerra del Mar del Sur, bajo la protección del Virrey José de Armendáriz y Perurena, I marqués de Castelfuerte. Pero, ¿cual es la relación de esta noticia con el mascarón de proa que aparece hoy en el patio principal de la que fue su morada?


Continuando con el episodio de los piratas holandeses: perseguidos tres barcos piratas por Tagle y Bracho, finalmente se pudo capturar a dos. Uno, llamado San Luis, navío holandés (pero armado con capital francés) en las costas de Coquimbo, y otro capturado en las costas de Nasca. El tercero, derrotado en la costa de Chile tuvo que huir por el Cabo de Hornos. Importante logro, que sumado a la distinguida posición que tenía su familia en nuestra ciudad, hizo que se le diera a don José Bernardo de Tagle y Bracho, el título de Marqués de Torre Tagle, el 26 de noviembre de 1730, según Real Despacho de Felipe V.

Poco tiempo después inició la construcción de su palacio en una importante calle limeña, muy cerca al Colegio de los Jesuitas, la misma que hoy como conocemos como el Palacio del Marques de Torre Tagle, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. Impresionante mansión construida años antes del terrible terremoto de 1746, se la menciona como una de las poquísimas que quedaron en pie tras el cataclismo. De hermosa fachada barroca, se ve en ella la influencia de la portada de la Sacristía del Convento de San Francisco, obra de Lucas Melendez en el año 1729. Como menciona Luis Eduardo Wuffarden, quizá haya sido este mismo el autor de la portada de la casa.

Fachada del Palacio de Torre Tagle, 1948 - Foto: Rómulo M. Sessarego

Portada de la Sacristía de San Francisco, 1729 Lucas Melendez - Foto: ARCHI

Cuando ingresamos al patio del Palacio de Torre Tagle vemos la figura en madera de un mascarón de proa en un ángulo del mismo. La tradición dice que perteneció al galeón San Juan Nepomuceno, buque insignia de la Armada Española. Pero lo cierto es que ese barco fue capturado por los ingleses en la batalla de Trafalgar en 1805, lo que hace poco probable ésta aseveración. La otra versión, es que este mascarón de proa con la figura de un león rampante, haya sido de alguno de los barcos piratas capturados por Tagle en 1725, mencionados anteriormente.

Patio principal del Palacio de Torre Tagle en 1901 - Foto Colville

Mascarón de proa en el patio del Palacio de Torre Tagle - Foto: David Pino

Reproducción a escala del San Juan Nepomuceno, buque insignia de la Armada Española - Museo de La Cavada

Existe en Gijón, España, un mascarón de proa en una casa, que también la tradición del lugar atribuye al San Juan Nepomuceno, aunque otros mencionan que era de un galeón llamado Santa Ana. Y también es un león rampante, y con corona, que era la figura de los mascarones de todos los barcos españoles en el siglo XVIII, aquel que representa fiereza y fuerza, distintivo de la Real Armada Española según cédulas reales.

La imagen del león rampante como mascarón de proa en los barcos es mucho mas antigua. Ya los ingleses la usaban desde el siglo XVI. Hoy hay muchos museos navales en Europa que nos muestran entre otros, figuras similares a la del patio de Torre Tagle.

Mascarón de proa en Gijón, España, atribuido al San Juan Nepomuceno

Mascarones en el Museo Naval de Madrid

Y este no era el único, pues en Lima, en la calle Mantas se encontraba la residencia de don Miguel de Castañeda y Amuzquibar, otro rico comerciante y naviero, y quien también ostentaba en el patio de su casa un mascarón de proa con la figura de un león rampante, que en este caso se indicaba perteneció a una de sus embarcaciones llamada "San Pablo", y que hoy se encuentra en un museo limeño.

El león rampante de la Casa Castañeda - Foto: Juan Luis Orrego

Ahora, cuando ingresemos al patio del Palacio de Torre Tagle, y observemos la figura del mascarón de proa, segun lo visto anteriormente, quizá de un barco pirata capturado por Tagle, imaginemos que cosas "habrán visto" esos inmóviles ojos de madera, en legendarias epopeyas de piratas, cuando surcaban nuestro mar peruano.


Fuentes:
1. "El Arte de Torre Tagle. La Colección del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú", Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, 2016.
2. "Estampas del Sur, Centro y Nor Oriente Peruano, (1947-1948)" Fotografías de Rómulo M. Sessarego (Volumen I), Instituto Nacional de Cultura, 2007
3. Schlüpmann, Jakob. 1. La compañía de Murga y Duran y el comercio marítimo entre Perú y Chile a comienzos del siglo XVIII En: Cartas edificantes sobre el comercio y la navegación entre Perú y Chile a comienzos del siglo XVIII: Correspondencia y contabilidad de una compañía comercial (1713-1730) [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 2006 (consultado el 21 septiembre 2018). Disponible en Internet: . ISBN: 9782821844513. DOI: 10.4000/books.ifea.5004.
4. "José Bernardo Tagle Bracho Pérez de la Riva, I Marqués de Torre Tagle", consultado en geni.com
5. "Pluma y lápiz. Semanario hispano-americano de literatura y arte", Año I Número 24, 1901 abril 14