miércoles, octubre 7

Los fantasmas de Palacio de Gobierno

Hace unos días, durante una entrevista que en un programa periodístico dominical se le hizo al Presidente de la Republica Martín Vizcarra, éste al final tras una pregunta de la conductora, habló de fantasmas y ruidos extraños en Palacio. Es una declaración insólita, sobre todo por la investidura del que lo menciona, y recordamos que solo otro presidente en el pasado, mencionó un tema parecido. Esto entra en el campo de las anécdotas y curiosidades que también alimentan la historia de una ciudad tan antigua como Lima. Y a partir de estas declaraciones pasaremos a analizar algunos sucesos históricos ocurridos en el pasado en este lugar, que podrían ser la causa -para los entendidos en el tema-, de estas manifestaciones paranormales.

La historia del lugar donde se ubica el Palacio de Gobierno se remonta a la época prehispánica. El historiador Raúl Porras Barrenechea, recogiendo testimonios de la crónica de Bernabé Cobo, menciona en el articulo "La raíz india de Lima" que en ese lugar se encontraba: "un lugarejo o tambo, en el mismo sitio que hoy ocupan la plaza y casas reales, que pertenecía, como las tierras colindantes, al cacique de Lima.". (1) Este era Taulichusco, el curaca del valle, y este tambo era su casa. No era una "huaca" que tiene un significado distinto, ni tampoco un "palacio", como se ha dado en llamar durante décadas a este lugar prehispánico.

Acuarela de José Salazar Gamarra, con una hipotética imagen de lo que fue la casa o el tambo del curaca del valle, Taulichusco. En este lugar Pizarro construyó su residencia, y tras su muerte pasa a poder de la Corona, estableciéndose aquí el Palacio de los Virreyes, hoy Palacio de Gobierno.

¿Qué es una huaca? El historiador Juan Luis Orrego nos da la respuesta: "Por definición, huaca es el término quechua que hace referencia a un lugar u objeto sagrado. Por lo tanto, huaca puede ser una construcción religiosa, un cerro, una laguna, un riachuelo, un árbol, una cueva o cualquier lugar u objeto (una piedra, un ídolo o una momia) que los antiguos peruanos consideraban sagrado. Con el tiempo, el término ha cambiado de connotación y hoy llamamos huaca a todo el patrimonio monumental y arquitectónico prehispánico como templos, centros administrativos, fortalezas, cementerios, etc. Es decir, los peruanos actuales, asociamos el término con cualquier construcción física levantada por nuestros antepasados."(2)

Por la descripción de Bernabé Cobo entendemos que el tambo o casa del curaca Taulichusco no era una huaca en el sentido estricto de la palabra, por tanto no había entierros ni momias, que hoy podrían hacer pensar que son los orígenes de estas penas y aparecidos. Sin embargo, luego que Pizarro se instalara en este lugar, y durante el periodo virreinal y sobre todo en los primeros años de la República, tiempos violentos llegarían a este sitio.

Instalado Francisco Pizarro en este lugar, no pasaría mucho tiempo en que las desavenencias con sus antiguos socios de la Conquista llegarían hasta él. El 26 de junio de 1541 ocurre el primer suceso trágico registrado en la historia de este lugar. Era domingo y poco después del mediodía mientras Pizarro almorzaba con sus allegados, una veintena de almagristas ingresaron violentamente a su casa, buscando venganza por la muerte de Diego de Almagro, antiguo socio de Pizarro ejecutado por orden suyo poco tiempo antes. En este suceso murieron violentamente además de Pizarro, otras ocho personas: Francisco de Chávez, Francisco Martín de Alcántara, Juan de Vargas, García de Escandón y Francisco Gaitán, y tres almagristas de los que el anciano marqués dio cuenta antes de morir.(3)

Muerte de Pizarro (imagen tomada de Pinterest: https://www.pinterest.co.uk/pin/719309371705235950/?nic_v2=1a3SlfS1i)

La casa de Pizarro seria embargada por la Corona española por una deuda que este mantenía y después de su muerte y pacificada la situación de enfrentamientos entre sus sucesores, se convertirá en el Palacio de los Virreyes. Durante este periodo hubo 40 virreyes, de los cuales 7 murieron en Lima, en el ejercicio de sus funciones, y se deduce que vivían en Palacio cuando la muerte los alcanzó.

El primero de ellos fue Antonio de Mendoza y Pacheco, segundo Virrey del Perú, que solo gobernó 10 meses y murió enfermo en Lima, en 1552. Luego tenemos el caso del 4to Virrey del Perú. don Diego López de Zúñiga y Velasco, el V Conde de Nieva, que tuco mala muerte en su lecho en el Palacio, luego de haber sido encontrado de madrugada agonizante y golpeado en una calle cercana, fue llevado a Palacio donde murió el 19 de febrero de 1564. Las circunstancias de su muerte dan para otra crónica mucho mas amplia. El 12 de marzo de 1583 fallece también en Palacio, el 6to Virrey del Perú don Martín Enríquez de Almanza, luego de sufrir de apoplejía y parálisis muscular, afecciones que causan mucho dolor a quien los padece.

En el año 1666, en el tercer año de su gobierno falleció el 18° Virrey del Perú, don Diego de Benavides y de la Cueva, el día 19 de marzo, mientras ocupaba el Palacio. Añadiré que este Virrey se preocupó durante su mandato por la situación de los indígenas y los afrodescendientes, pues e su tiempo se construyó el Hospital de San Bartolomé, y se publicó la Ordenanza de Obrajes (1664). Le sucedió como 19° Virrey del Perú don Pedro Antonio Fernández de Castro, X Conde de Lemos, hombre piadoso que tuvo temprana muerte, viviendo en el Palacio, fallece a los 40 años el año 1672. Fue sepultado en la Iglesia de Desamparados, que el ayudo a construir, y su corazón colocado a los pies de la imagen tutelar de este templo, que estaba ubicado donde hoy son los jardines de la parte posterior de Palacio de Gobierno.

Puerta del Palacio de los Virreyes. De una pintura del siglo XVII ubicado en el Salón de Cabildos de la Iglesia de Nuestra Señora de la Soledad de Lima.

En 1689 iniciaba su gobierno en el Virreinato del Perú desde su Palacio en Lima, don Melchor Portocarrero Lasso de la Vega, el III Conde de la Monclova, 23° Virrey del Perú, quien tuvo un dilatado gobierno que duro 16 años, falleciendo a consecuencia de una enfermedad desconocida el 22 de septiembre de 1705. Era conocido como Brazo de Plata, por la prótesis que llevaba desde joven tras perder el brazo derecho en una batalla en Dunquerque (Francia) en 1658. Este brazo se exhibe hoy en el Museo de la Catedral de Lima. Le sucedió como 24° Virrey del Perú don Manuel de Oms y Santa Pau, I Marqués de Castelldosríus, ocupando las residencias palaciegas, donde encontraría la muerte a causa de una enfermedad el 24 de abril de 1710.

En 1796 inició su gobierno el 36° Virrey del Perú Ambrosio Bernardo O'Higgins, I marqués de Osorno padre del Libertador chileno Bernardo O'Higgins, quien tras cinco años de gobierno falleció en 1801.

Todos estos fallecimientos, causados por enfermedades y donde se experimento dolor y sufrimiento de las victimas, no serian obviamente las únicas que se dieron en el interior del Palacio Virreinal. También se ubicaba en el mismo edificio las cárceles donde de seguro la muerte le llegaría a mas de un detenido por distintos motivos, sin mencionar la muerte de familiares o gente que trabajaba en este lugar a los largo de todo el periodo hasta aquí reseñado. A esto hay que sumarle que en toda su historia, el Palacio también fue afectado por sismos, incendios y saqueos.

Aspecto de Palacio de Gobierno durante el siglo XIX

Foto tomada en el techo de la capilla de Palacio donde se ve su cúpula


Vista del ingreso a la antigua Capilla de Palacio, demolida para la construcción del nuevo Palacio de Gobierno.

Iniciada la Republica en el siglo XIX, hubo varios años de incertidumbre política, en la cual continuas revoluciones y levantamientos desalojaban a los Presidentes que en muchas ocasiones ocuparon el cargo de manera muy breve. Estas revoluciones no eran pacificas, sin duda la violencia y el empleo de armas de fuego fue una constante, con el consecuente resultado de victimas mortales registrados en cada episodio. Este fue el motivo por el cual durante estas tempranas épocas se artilló la Plaza con cañones y ametralladoras, para proteger a los eventuales gobernantes que ocupaban Palacio, por lo que la Plaza Mayor empezó a llamarse "Plaza de Armas".

Entre las muchas revoluciones que se registraron en el siglo XIX destaca la de los Hermanos Gutiérrez, quienes irrumpieron violentamente en Palacio para tomar prisionero al Presidente José Balta, que seria asesinado días después muy cerca de allí, en un cuartel ubicado al lado del Convento de San Francisco. Otro momento traumático en la historia de Palacio es cuando fue ocupado por tropas chilenas entre 1881 y 1883, durante la ocupación de Lima en el marco de la Guerra entre Bolivia, Perú y Chile. Antes de abandonar el palacio, los soldados chilenos lo saquearon, llevándose innumerables objetos de valor, entre ellos, dos cañones que flanqueaban la puerta principal del palacio, retratos de los virreyes y presidentes hasta la guerra del Pacífico, y todos los muebles, alfombras y lámparas. Algunas obras de arte fueron quemadas o llevadas a Chile.(4)

Bandera chilena flameando en Palacio de Gobierno durante la ocupación (1881-1883)

El 6 de diciembre de 1884 un incendio destruiría varias zonas de Palacio. Y tras esto, otro momento trágico para finalizar el siglo XIX: la guerra civil entre las fuerzas del gobierno del Presidente Andrés Avelino Cáceres, y los montoneros que apoyaban a Nicolás de Piérola. Fotografías de la época muestran muertos en los techos de Palacio, en un enfrentamiento que según el Diario El Comercio en aquella época dejo cerca de 2,000 muertos en las calles de la ciudad.

Tropas pierolistas en patio de Palacio, año 1895. Atrás la portada de la antigua Capilla

Tropas pierolistas en patio de palacio tras la revolución de 1895. Nótese en los circulos, cadáveres en los techos de Palacio.

Ya en el siglo XX, el 29 de mayo de 1909, hubo un intento de golpe contra el Presidente Augusto B. Leguía, cuando un grupo de personas encabezados por Carlos de Piérola, hermano del presidente Nicolás de Piérola, y los hijos de este: Isaías y Amadeo, irrumpieron violentamente en Palacio de Gobierno para tomar como prisionero al Presidente Leguía, en cuya acción asesinaron al edecán mayor de Palacio, don Eulogio Eléspuru.

Los golpes de estado se siguieron dando a lo largo del siglo XX, aunque desconozco de momento si habrán habido victimas mortales en Palacio en cada uno de estos sucesos.

En 479 años (contados desde 1541) de historia muchas muertes de personajes importantes que ocuparon este edificio, han contribuido a ir creando ese aura de misterio e historias de penas y aparecidos que eran muy frecuentes en consejas nocturnas en reuniones alrededor de una pileta o on jardincillo, que las abuelas les contaban a los mas niños. Sin embargo, hubo también algunos otros sucesos ocurridos que fueron contribuyendo a reforzar esta estela de misterio sobre Palacio.

En la edición del 20 de enero de 1912 de la revista Variedades, se dio la noticia de la aparición de un subterráneo o túnel en la cuadra 2 del Jirón de la Unión que conducía a Palacio. Pronto la imaginación popular se sintió animada a tejer conjeturas sobre su origen. Este el recorte de esta noticia:

Esto nos recuerda que también en el jardín posterior de Palacio de Gobierno existen hasta el día de hoy acceso a túneles o corredores subterráneos que fueron presentados en el programa de Gonzalo Torres "A la vuelta de la esquina", donde se indicaba que eran parte de las criptas de la demolida iglesia de Desamparados que estaba donde hoy se encuentra este jardín. Como se sabe, las criptas eran lugares de enteramiento en la época virreinal y se ubicaban debajo de las iglesias en los atrios de estas. 

Desaparecida iglesia de Desamparados, demolida en 1938 para la ampliación de los jardines de Palacio de Gobierno. Como toda iglesia virreinal tenia criptas, algunos de cuyos accesos aun existen en los jardines de Palacio.

Finalmente están las declaraciones y comentarios de trabajadores y extrabajadores de Palacio de Gobierno, que mencionan el haber visto sombras pasar de un lado a otro, sonidos y voces en lugares donde había nadie, puertas que se azotaban solas y sensaciones de frio en algunos lugares específicos del edificio palaciego. Solo nos queda decir que estas historias son parte de la memoria de lugares tan antiguos como el Palacio de Gobierno, que como hemos visto en este articulo ha sido escenario de muchos momentos de violencia, muerte, sufrimiento y dolor. Ya lo había dicho en una entrevista el ex Presidente Alan García -quien se suicidó en abril del 2019 y quien sabe si sus pasos también transitan hoy en el edificio que ocupó en dos ocasiones-, que a las 3 am un espíritu del pasado transitaba por los salones y pasillos del antiguo edificio.

Termino con una serie de fotografías de Palacio, lugares donde han pasado miles de personas a lo largo de su historia, y saquen ustedes sus propias conclusiones.

Toma de Palacio de Gobierno por los montoneros pierolistas 1895

Puerta de ingreso a Palacio desde la Plaza de Armas, año 1900

Construcción del nuevo Palacio de Gobierno, 1938.

Construcción del nuevo Palacio de Gobierno, 1938.

Sala de cine para uso de la familia del Presidente de la República y sus edecanes, ubicada en Palacio de Gobierno. 

La sala en la actualidad es el Salón Cáceres.

Uno de los antiguos salones de Palacio

Efectivos del Regimiento de Caballería Mariscal Domingo Nieto, la guardia de Palacio de Gobierno, armados con FN FAL (Fusil Automático Ligero) y parapetados en la reja de la casa de Pizarro, después de la explosión de un coche bomba el 7 de junio de 1985.


----------------------------

(1) https://sisbib.unmsm.edu.pe/bibVirtual/libros/linguistica/legado_quechua/la_raiz.htm Consultado el 6 de octubre del 2020 a las 23:10 horas.

(2) Huacas de Lima, Blog de Juan Luis Orrego. Articulo publicado el 16 de diciembre del 2008, consultado el 6 de octubre del 2020 a las 23:20 horas.

(3) La muerte de Pizarro. Consultado el 7 de octubre del 2020 a las 11.20 horas.

(4) Comunidad Peruana. Consultado el 7 de octubre del 2020 a las 12.45 horas.


4 comentarios:

Beralia dijo...

¡Felicitaciones, muy interesante! En efecto, ese es el significado de huaca en quechua, pues se piensa que las cosas albergan un espíritu y por esto hay que ser respetuoso con los ríos, las piedras, los caminos etc. "para no enfadar al espíritu que los habita". Otro punto importante es el concepto de tambo (que da nombre a una conocida cadena de mercado) y es que era un albergue para viajeros donde se podía encontrar desde agua y comida hasta cobijas para pasar la noche. Y como no hemos conseguido descifrar la escritura prehispánica (si acaso hubo), desconocemos si hubo asesinatos o accidentes en el terreno que actualmente ocupa palacio de gobierno, antes de la llegada de los españoles.

Carlos Tello dijo...

Excelente artículo, fantasmas en Palacio de Gobierno! por qué no? Hemos heredado relatos que nuestros antepasados precolombinos contaban de presencia y el sentir los espíritus como 'el ahogado', los occidentales llegan a Perú, Iglesia, también con su sentir de fantasmas 'almas recogiendo sus pasos'. Palacio, espacio lo que antes fue un apacible Tambo, con el tiempo se convirtió en escenario de rebeliones, matan a Fco. Pizarro, muere una Virrey Melchor Portocarrero cuyo brazo de plata existe! Entierros en capilla de Desamparados! (qué pena fue tumbada esa capilla), presos morían encarcelados bajo Palacio!, enfermedades, muertes, dolor, sufrimiento! Palacio es un sitio 'pesado'. fantasmas ahí, por qué no? ha de ser una experiencia que jamás desearé experimentar.

Anónimo dijo...

Durante el gob de FBT acompañé a mi suegra a cumplir una gentil invitación con la finalidad de cortar un brote de la actualmente inexistente y famosa higuera del conquistador FPG.
Aquella inolvidable tarde al salir con aquel pedazo de tronco que luego yo sembraría en chaclacayo y que aún da frutos, frutos con estirpe dirá yo, al salir digo, debido a un tropezón con el riel sobre el que corrían las puertas que ya no corren sino que abren sobre una rueda con un movimiento cual olé de tauromaquia, cayó mi suegra con tan mala suerte de darle un fuerte golpe al piso raso que le causara la salida de este mundo para ir a mortificar quién sabe a quién y adónde. Lo bueno fue que que tomé propiedad del rebrote de la insigne higuera cuyo dulce sabor de temporada me recuerda que su dueño murió de acuerdo a su karma violento y cruel.

Diego La Rosa Jaimez dijo...

Es una lastima que para las obras del palacio se demoliera la capilla sin reconsruirse otra en el sitio; es decir se elimino un servicio religioso que era publico. Peor aun es lo que se ha hecho ya hace casi 50 años: anular y tomar para el palacio la calle posterior ó sea la primera cuadra del Jr. Ancash que ha sido"tomada" para el uso del palacio. Esa bella vista del puente desde el malecon Ancash ya no es publica...