miércoles, octubre 2

El Hospital del Patrimonio

El Hospital Real de San Andrés es uno de los mas antiguos de América. Desde su fundación a mediados del siglo XVI ha tenido un uso continuo, primero como hospital para españoles, luego durante la República se convirtió en manicomio y luego en hospital general. Fue orfanato a principios del siglo XX y luego fue colegio. La propiedad actualmente es de la Municipalidad de Lima, y de un tiempo a esta parte se ha convertido en el lugar a donde llegan algunas piezas de rescate de nuestro patrimonio, por eso hoy es el Hospital del Patrimonio.  

Desde hace meses la capilla del Hospital de San Andrés se convirtió en el espacio donde se estuvieron trabajando y restaurando antiguos planos encontrados en un deposito municipal, y que hoy ya restaurados y clasificados son parte del Centro de Documentación de PROLIMA, disponibles para los investigadores de la historia de Lima y su desarrollo urbano. Justamente es ésta gerencia municipal la que también se ha venido encargando de la recuperación gradual de las fachadas y algunos espacios públicos del centro histórico, recuperando de a pocos la función para la cual fue creada hace 25 años, pero que sin embargo en gestiones municipales anteriores no tuvo ese protagonismo que hoy se le exige.

En una reciente visita al Hospital pudimos comprobar gratamente como se viene trabajando por la recuperación de algunos elementos patrimoniales que habían sido desechados o estaban sencillamente abandonados, demostrando de esta manera el verdadero amor al patrimonio que todos deberíamos tener, cuidando el mas mínimo detalle y reconstruyendo la historia de cada uno de estos elementos de a pocos.

ALERTA: UN BALCÓN NEOCLÁSICO ABANDONADO EN SANTA CLARA

Tras una visita realizada por un grupo de excursionistas por una aislada zona de Santa Clara, se dio cuenta de la existencia de un antiguo balcón de estilo neoclásico abandonado en un paraje de esta zona de Lima. Tras su difusión en las redes sociales, PROLIMA tomó conocimiento de esto y se dirigió a este paraje, donde en una casi accidentada jornada debido a la oposición de los vecinos, logró rescatar este balcón del lugar donde se encontraba y llevado al Hospital de San Andrés, donde ya se ha iniciado su recuperación, notando los restauradores que es un trabajo en madera de mucha calidad, e investigando su procedencia, evidentemente de alguna casona demolida, probablemente del distrito del Rímac. En la siguiente secuencia de fotos, el estado en que se encontraba el balcón, su traslado, y su ubicación hoy en la Capilla del Hospital de San Andrés.








ALERTA: CAMBIO DE PUERTA EN LA CAPILLA DEL PUENTE

La Capilla del Puente es una pequeña iglesia ubicada en la segunda cuadra del jirón Trujillo en el distrito del Rímac. La actual edificación que data de 1804 es toda una curiosidad arquitectónica, pues en sus apenas 50 metros cuadrados, tiene todos los elementos que caracterizan a una iglesia de mayores dimensiones: dos torres con sus campanas, coro, púlpito, bautisterio, retablo mayor, etc. Hace unos días de un momento a otro se cambiaron sus puertas antiguas, en un acto inconsulto hasta donde se sabe, por parte del Arzobispado. Hoy luce nuevas puertas, y todos peguntaban que pasó con las antiguas puertas originales, y si estas se restaurarían para ser repuestas. Hoy se sabe, que tras conocer el cambio, el equipo de PROLIMA pudo recuperarlas y hoy se encuentran en la Capilla del Hospital de San Andrés, y según nos indicaron, se iniciará su restauración.









ALERTA: PLACA DESAPARECIDA DE LA VÍA DE EVITAMIENTO

El 5 de Febrero de 1912 mediante Ley N° 1553 dada por el Congreso de la República, se autorizó al gobierno emprender la canalización del margen derecho del río Rímac, mediante el cual se ganaron terrenos que se destinarían después para la construcción del Estanco de Tabaco y una pequeña alameda. Esta obra seria terminada e inaugurada el 28 de Julio de 1912 por el Presidente Augusto B. Leguia, y se colocó como recuerdo una vistosa placa de bronce, que durante varios años era visible desde el Puente de Piedra hacia la Vía de Evitamiento. A raíz de las obras de la Linea Amarilla hace poco tiempo, se retiró la placa, y aunque fue presentada en noticias publicadas el año 2018, después no se supo nada de su paradero. Esta fue encontrada en uno de los depósitos municipales por personal de PROLIMA y hoy se encuentra en la Capilla del Hospital de San Andrés lista para su recuperación y mantenimiento como parte del mobiliario publico urbano.




Fotos publicadas en un reportaje de Capital
Placa de 1912 hoy en el Hospital de San Andres


ALERTA: BALCÓN DE LA PLAZUELA BUENOS AIRES

El trabajo de protección del patrimonio es una labor de nunca acabar. Ademas del evidente abandono y descuido que ha habido en gestiones municipales anteriores, se suma el desconocimiento, la desidia y el poco interés de los propietarios de muchos de estos predios, que hacen con los elementos patrimoniales de sus propiedades, como balcones, puertas, escaleras o rejas, lo que quieren, en muchos casos destruyéndolo deliberadamente. Algo de esto pasó con un balcón de una antigua casona en la Plazuela Buenos Aires de los Barrios Altos. El propietario decidió construir una nueva edificación tras la antigua fachada de la casa. Al final, un balcón neoclásico de evidente valor patrimonial quedó como una cascara, que un mal día cayó a la vereda, como algo inservible. Felizmente, estos amantes del Patrimonio que hoy laboran para PROLIMA, pudieron rescatar el balcón, y se encuentra en la Capilla del Hospital de San Andrés, donde con cuidado, dedicación y cariño, van restaurándolo hasta decidir que se hará con el. En mejores manos no puede estar.





UN TALLER EN PRO DEL PATRIMONIO

Actualmente algunos de los ambientes adicionales a la Capilla se están utilizando como talleres donde se preparan diferentes elementos que servirán para la protección y recuperación del Patrimonio. Por ejemplo, en una de las antiguas salas de crujías del Hospital, que era el lugar donde estaban los pacientes, se ha habilitado un taller de carpintería, donde de están fabricando puntales para asegurar los balcones que están en mal estado o en riesgo de colapso. Es un primer paso, que permitirá su conservación y en el futuro su recuperación.




Seguramente mas piezas recuperadas de nuestro mobiliario patrimonial seguirán llegando, pero es alentador saber que éstas no están abandonadas, sino que existen personas que de manera silenciosa vienen trabajando para recuperar nuestra memoria. La actual gerencia de PROLIMA (Octubre 2019) esta encabezada por el Arq. Luis Martin Bogdanovich.



Equipo de PROLIMA, Octubre 2019

__________
Texto y fotos: David Pino

2 comentarios:

Unknown dijo...

palmas y gracias, muchas gracias.

Dan dijo...

Este mobiliario debe de permanecer en sus edificaciones originales pues si acaban en residencias y recintos privados es igualmente una desaparición de su entorno urbano original