jueves, junio 28

San Agustín, tradiciones e historias

"El que hubiera pasado por la Plazuela de San Agustín a hora de las once de la noche del 22 de octubre de 1743, habría visto un bulto sobre la cornisa de la fachada del templo, esforzándose a penetrar en él por una estrecha claraboya.." Así empieza una de sus tradiciones don Ricardo Palma, dando cuenta del robo sacrílego realizado en la iglesia agustina, por un platero llamado Lucas de Valladolid. En el siguiente articulo, algunos datos sobre esta historia y el escenario.


El templo de San Agustín esta ubicado en el centro histórico de la ciudad de Lima, Patrimonio Mundial declarado por la UNESCO desde el año 1991. Es uno de los templos que aun conserva su originalidad desde su construcción en un porcentaje alto, a comparación de otros templos virreinales que han sido intervenidos en el pasado, quedando poco o nada de su originalidad constructiva a la fecha.(1)

A pesar de ello, hay que mencionar que si tuvo algunas intervenciones, como por ejemplo la realizada en la primera década del siglo XX, donde se colocó en la parte alta de la fachada un rosetón neogótico, como parte de un ambicioso pero disparatado proyecto de remodelación, que incluía ademas una gran cúpula de 30 metros de altura. En estas obras -que a la vista quedaron inconclusas-, se demolió la única torre que tuvo este templo, que ya había quedado dañada a raíz de la Guerra Civil de 1895. En 1974 se realizó la restauración de la ventana original que tuvo el templo desde su construcción, la misma ventana por la cual según nos cuenta Palma, se introdujo Lucas el sacrílego, para robar el templo agustino.(2)

A continuación, algunas imágenes que dan cuenta de los cambios mencionados en la fachada del templo.

Fachada donde se ve los daños en la torre a causa de la Guerra Civil de 1895
Fachada alterada desde 1906 con la inclusión de esa ventana circular o rosetón neogótico
Templo de San Agustín con su torre intacta antes de la revolución de 1895
Otra vista de la fachada del templo con el rosetón neogótico que fue retirado en 1974

Antigua postal que muestra la fachada con tono policromo, como fue originalmente

¿Y que pasó con Lucas? Pues Palma nos termina contando que fue descubierto e intervenido por el Santo Oficio. Nos narra el tradicionalista, que gracias a su habilidad en el arte de la plata y el oro, se comprometió a fabricar en cuatro meses una Custodia de mayor belleza a la que él había robado y destruido para vender. Aceptada su oferta, de esta manera logró cambiar su pena -según Ricardo Palma-, tras mostrar ademas muestras de arrepentimiento en este tiempo, se decidió que no muriese quemado sino ahorcado.

Respecto a este caso, que sin ninguna duda conmocionó a la población limeña, habida cuenta de la religiosidad imperante y el temor a castigos divinos ante hechos como este, es interesante revisar fuentes de la misma época del suceso ocurrido. En este caso, aunque en su tradición Palma cita los números 4 y 5 del Diario de Lima de octubre de 1791, vamos a ver que dice "La Gazeta de Lima" en su edición de 1743/1744, fecha mas cercana a los sucesos narrados por Palma.

En las primeras paginas de la edición que va desde el 1 de diciembre de 1743 hasta el 18 de enero de 1744 se da un recuento pormenorizado de como se realizó este robo efectuado por Lucas de Valladolid, del cual cito algunos extractos:
"El día 8 de Diciembre entro a esta ciudad entre once y doce de la noche Lucas de Valladolid natural de la ciudad de Guamanga, conducido por cuatro soldados de a caballo de la Guardia del Excelentísimo Señor Marques de Villagarcia, Virrey de estos Reinos […] por el grave y sacrílego delito, de haber robado el Sol de la Custodia del Convento grande de San Agustín de esta ciudad; y luego que fue puesto en la Cárcel y se le tomó confesión  […] acompañado del mismo reo a el lugar nombrado el Hacho, (paseo publico de esta Ciudad) donde por dirección y computo del mismo Lucas de Valladolid se desenterró el Sol del lugar donde lo había sepultado, y con la debida decencia se llevó a las Casas de Cabildo, para practicar las diligencias de justicia en el examen de sus quiebras, y falta de rayos, y piedras preciosas de que la había despojado en su sacrílega osadía."(3)

Este Hacho que se menciona es el mismo lugar donde luego se construirá el coliseo para la corrida de toros, pero que antes de ello era el lugar donde se quemaban a los condenados a muerte por la Inquisición. Hoy lo leemos Acho, sin la H inicial.

Sigue diciendo el texto:
"El día 18 de enero fue ahorcado en la Plaza mayor de esta Ciudad, Lucas de Valladolid, cuya relación queda hecha al principio, y por la sentenciase mando, que después de muerto, le fuesen cortadas las dos manos, y puesta la una en la esquina de San Agustín, y la otra en el lugar donde se enterró el Sol, y que siendo descuartizado se pusiese las demás partes de su cuerpo, en los caminos públicos para terror y ejemplo de los malhechores."

La Gazeta de Lima, 1 diciembre 1743/18 de enero 1744 - archive.org

Este terrible final no lo cuenta Palma en su tradición, sin embargo era la manera habitual en que se castigaba estos delitos. Hermilio Valdizán en su libro "Locos de la Colonia" da cuenta de algunos de estos crímenes y los castigos muy similares al que tuvo Lucas. Terribles sucesos para nuestros ojos del siglo XXI pero algo habitual entre los vecinos de nuestra ciudad por aquellos años. Ya nos imaginaríamos la cara que pondríamos caminando por el jirón Ica rumbo al Jirón de la Unión y en el camino sobre una estaca una mano seca. O peor aun, de noche por alguna de las salidas de la ciudad, la Avenida Colonial, o el Paseo de la República, y una cabeza o piernas colgadas en estacas. Sin duda otros tiempos, del que nuestros monumentos actuales "nos hablan".

No seria la única tradición de Ricardo Palma en que este templo será escenario de una de sus historias. Otra muy famosa es la "Procesión de Animas de San Agustín" que pueden leerla aquí.

__________________________________________
(1) Un ejemplo de lo dicho es el caso de la fachada del templo de La Merced ubicado en la cuadra 6 del céntrico Jirón de la Unión. Aunque hoy exhibe una vistosa fachada barroca, ésta en realidad es una reconstrucción en cemento y fierro realizada a inicios de los años 40 del siglo XX, donde en base a antiguas fotografías, se repuso esta fachada que ya había sido intervenida desafortunadamente en 1904 dándole un aspecto clasicista que nunca tuvo.
(2) "Lucas el sacrílego. Crónica de la época del vigésimonono Virrey del Perú", Tradiciones Peruanas, Segunda Serie, Ricardo Palma. Librería Internacional del Perú, pag. 294-299.
(3) "Gazeta de Lima. Desde primero de diciembre de 1743 hasta 18 de enero de 1744" Edición digital publicada en https://archive.org/details/gazetadelima00tern Consultada el 28 de junio de 2018

3 comentarios:

Gustavo von Bischoffshausen dijo...

Lamentablemente la creativa obra de reconstruccion hecha en la fachada no fue repetida en la llamada Plazuela del Teatro frente al actual Teatro Segura. La galeria de columnas que sustituyo al antiguo edificio,que incluyo un importante hotel, fue una desafortunada intervencion. No hay mas que ver fotos anteriores. Pero bueno la fachada de la Iglesia es muy bella.

Unknown dijo...

Estudie en el colegio San Agustin, hasta el ultimo año en que funciono en el jiron Ica, luego lo mudaron a Limatambo, y fui de los primeros alumnos en usar las nuevas instalaciones del recien construido colegio San Agustin, eso fue por los años 1956 o 1957, realice la primera comunion en dicha iglesia efectuada en padre Nicolas Cotrina, que luego nos encontramos en Caracas Veneuela cuando el era director del colegio San Agustin del Marques, en Caracas, luego el se regreso al Peru y tenia informacion que esta en un convento en pacasmayo, la libertad, Peru.

Unknown dijo...

Por favor alguien podría hablarme sobre el convento en específico, es para una exposición