lunes, febrero 26

La Casa de la Pila

En la segunda cuadra del jirón Junín -antigua calle Arzobispo, que está al costado del Palacio Arzobispal- existió esta gran casona, llamada desde tiempos ancestrales "la Casa de La Pila", seguro por alguna pileta en su interior, de una época en que estás se contaban con los dedos de las manos en nuestra ciudad.


Famosa por sus fantasmas a inicios del siglo XX, también fue famosa en el pasado por haber sido el primer local del Diario El Comercio tras su fundación en 1839. Poco tiempo después la casa será dada en arriendo para Colegio a un señor de apellido Musso que emprenderá el desalojo de todos los inquilinos, varios de ellos abogados, comerciantes y también familias, entre las que estaba la familia de Ricardo Palma, el famoso tradicionalista. El padre de Palma utilizo muchas argucias y leguleyadas para evitar ser desalojado, lo que terminó en un lío monumental entre esta familia con el susodicho Musso, pleito que continuo el joven Ricardo ya como periodista de El Comercio y de un diario llamado El Correo Peruano, donde las cartas injuriosas iban y venían de ambos lados durante años (1).

Más allá de este pleito, podemos decir que en esta casa se ubicó un Gabinete de Curiosidades, donde estaba en exposición un pichón que había parido una mujer. Aquí algo de esa historia: 
"En el número 13 de la Gaceta de Lima, correspondiente al 18 de abril de 1804, apareció la noticia de que el día 6 en la chacra del Pino propiedad del marqués de Fuente Hermosa, a media legua de la ciudad, una negra terranova, llamada Asunción, había parido un pichón de paloma. Aquello produjo indescriptible sensación en Lima, y todos se empeñaron por ver el fenómeno, que dentro de un frasco de cristal lleno de alcohol mostraba a sus amigos el comadrón Larrinaga. En un anónimo, que el autor del libro atribuye a don Hipólito Unanue, se dijo que el pichón palomino era un trampantojo (de «trampa ante ojo», también usado en francés -trompe-l'œil, «engaña el ojo»), frase que bastó para sacar de quicio al bueno de don José Pastor, quien alquiló un cuarto en la casa de la Pila, calle del Arzobispo, y allí puso en pública exhibición el fenómeno." 

Esto lo cuenta Ricardo Palma en una de sus tradiciones (2). Al haber vivido allí como se indicó anteriormente seguro tuvo información de primera mano o hasta conoció el ambiente donde el fenómeno se expuso.

Local de múltiples negocios y usos durante buena parte de esta segunda mitad del siglo XIX, podemos destacar por ejemplo que haya sido sede de ensayos del Club Talia, de corte filodramático, mencionado en la biografía del eminente doctor Juan Byron (un centro medico en el jirón Huanta de los Barrios Altos, llevó su nombre), que pasó buenos años de su juventud en esta casa. Él junto a sus compañeros artistas ofrecia presentaciones en el Teatro Principal y en el Jardín de la Aurora (hoy mercado La Aurora en el barrio de Monserrate) (3).

Esta casa de fachada muy peculiar como se ve en la imagen, estaría ocupada nuevamente en su mayor parte por abogados, hacia el año 1913 en que se inició su demolición.

Foto del Diario La Crónica, enero 1913

Llamaba la atención ese murete irregular que se aprecia al lado derecho de la portada, que tenía además una gran cruz en todo lo alto, al que muchos transeúntes se persignaban al pasar. En épocas virreinales, en esta gran casa se rendía veneración a una antigua imagen de Nuestra Señora de las Aguas, cuyo propietario, don Alonso Cortez de Monroy traslado a la Parroquia del Sagrario, donde hasta hoy se encuentra (4).

Tras la demolición de esta casa en 1913, se construyó un bonito edificio de estilo beaux arts, donde funcionó un negocio en los bajos llamado Casa Almuelle.

Foto: BNP - Archivo Courret

Pasados algunos años, este bello edificio sería demolido exactamente por la mitad, y hoy solo apreciamos una parte de uno de los edificios más modernos que fue, en esta calle de muchas historias.

Captura de Google Maps: Jr. Junín cuadra 2 - Centro histórico de Lima
 
Fuentes:
(1) Tiempos de Infancia y Bohemia: Ricardo Palma 1833-1860, Oswaldo Holguín Callo, pag. 76
Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. publicado en 1994.
(2) "La apología del pichón Palomino", Tradiciones Peruanas, Séptima Serie, Ricardo Palma.
(3) Perfil biográfico de Juan Byron Markholz, por Alfonso Montagne, Profesor Principal del Departamento Académico de Cirugía de la Facultad de Medicina Alberto Hurtado de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, miembro titular de la Sociedad Peruana de Ortopedia y Traumatología. Web de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.
(4) Las Viejas Calles de Lima, Juan Bromley. Edición digital, pag. 152

7 comentarios:

CARLOS TELLO OLAVARRIA dijo...

David, excelente tu investigación, como siempre muy ilustrativa, esta vez lo que fue La Casona de la Pila de Lima, motiva a la gran tertulia familiar y de amigos.
Gracias.

David Pino dijo...

Gracias Carlos, un dato más de la casa es que en ella, en la polémica escuela del Sr. Musso estudio Nicolás de Piérola, quién después sería Ministro de Hacienda y Presidente del Perú.

INGENIEROS INDUSTRIALES dijo...

Inicialmente me pareció leer la Casa de Pilatos, que seguro habrá un relato. Don Ricardo Palma tenía muy buenas anécdotas de esa. Por otro lado agradecer su maravillosa información.

Victor M. Sánchez A dijo...

Excelente investigacion
Gracias

Antonio dijo...

Felicitar al autor que una vez más nos hace querer a nuestra vieja Lima-

Antonio Rengifo

Fernando Iriarte Carrasco dijo...

Excelente investigación Sr. DAVID PINO, eso nos hace querer más a nuestra bella Lima, felicitaciones ¡

Fernando Iriarte Carrasco dijo...

Excelente investigación Sr. DAVID PINO, eso nos hace querer más a nuestra bella Lima, felicitaciones ¡